Curiosidades sobre el pene. Parte 2.

Curiosidades sobre el pene. Parte 2.
Jin-Sheng genitales de acero

1. Las baterias en tu pene pueden acarrearte infecciones.
Probablemente seas consciente de que tu colon está lleno de diferentes bacterias, la mayoría de las cuales son útiles. La punta del pene también alberga su propia colonia de bacterias y estas diminutas criaturas pueden afectar al riesgo de infección por VIH.

2. Estamos hablando de sensibilidad al tacto, por supuesto. Cuando se trata de la sensibilidad en los genitales, los hombres y las mujeres son casi idénticos.

Estudios separados en la Universidad de Cornell (para las mujeres) y la Universidad Estatal de Michigan (para hombres) utilizaron un dispositivo científico que mide hasta la menor cantidad de presión que una persona puede sentir en su piel. Para los chicos, las zonas más sensibles eran la punta del prepucio y el área en la parte inferior del pene justo debajo del glande llamado frenillo.

Para las damas, las regiones más receptivas eran los labios interiores.

Pero según la escala de la sensibilidad, los hombres y las mujeres estaban casi a la par. Ambos sexos respondieron al mismo nivel de contacto: sólo notaban dos décimas de gramo de presión.

3. La rigidez de tu soldado, se puede medir en una escala de cuatro grados: Más grande pero no rígida / No lo suficientemente dura para la penetración / Firme para el coito, pero no dura completamente / Y completamente dura y rígida.

4. Sabías que puedes levantar peso con tu barra? El Gran Maestro Tu Jin-Sheng enseña la práctica de la "entrepierna de hierro", una forma digna del kung fu, en su gimnasio de artes marciales en Los Ángeles, a los estudiantes a elevar peso con correas envueltas alrededor del pene en estado flácido.

A principios del 2000 llamó la atención de los medios de comunicación por remolcar un tractor con un remolque lleno. Un par de años después, para National Geographic, repitió el truco tirando de un avión de combate de la Segunda Guerra Mundial a lo largo de una pista.

Jin-Sheng afirma que además de mejorar su virilidad y la longitud de su pene, poniendo pesas pesadas en sus bajos también alivia una variedad de dolencias como la diabetes, las cardiopatías... Cabe decir que estas afirmaciones no han sido confirmadas.

Temas:

Comentarios

Grupo Emisoras Unidas se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que considere ofensivo o publicitario.